¿cigarrillo normal o electrónico?

sábado, 12 de noviembre de 2011

El tabaco contribuye a mantener población y empleo en la región

UN ESTUDIO DE CCOO AVALA SU IMPORTANCIA SOCIECONOMICA EN LA COMUNIDAD EXTREMEÑA

El cultivo, con 7.000 empleos directos, es el medio de vida de 20.000 extremeños. CCOO pide usar estos argumentos en la defensa del sector ante la Unión Europea

El cultivo del tabaco contribuye de forma decisiva a la generación de riqueza, la creación de empleo y el mantenimiento de la población en el norte de la región. Esa es una de las principales conclusiones extraídas del estudio que ha realizado la Fundación Formación y Empleo (Forem) de CCOO en Extremadura sobre la importancia que tiene este producto agroindustrial en la comunidad autónoma. Dos datos lo avalan: las comarcas con explotaciones tabaqueras poseen mayor densidad demográfica y pierden menos población.

El estudio fue presentado ayer en Mérida y pone de relieve el peso socioeconómico de esta actividad agrícola. Así, entre otros aspectos, el informe resalta que las comarcas tabaqueras (principalmente Campo Arañuelo-Tiétar, La Vera y el Valle del Alagón) poseen una densidad media de 43 habitantes por metro cuadrado, cuando la media regional es de 31. Y, por otro lado, aunque estos municipios no han podido esquivar el problema de la emigración que afecta a las zonas rurales, su evolución es más positiva que en el conjunto de Extremadura. "El cultivo del tabaco sigue siendo uno de los factores principales de fijación de las personas en estos territorios", destaca el documento. Esto ha repercutido positivamente sobre los municipios. "Ha servido de atracción para la población inmigrante, favoreciendo el rejuvenecimiento de la pirámide de población y su sostenimiento demográfico en el futuro", destacan desde Forem.

Forem estima que entre 18.900 y 22.400 extremeño dependen, de forma casi exclusiva, del sector tabaquero. Se trata de los trabajadores directos que se dedican al cultivo, los empleados en las industrias de transformación de la zona y las personas que trabajan en actividades auxiliares, además de sus familias. En concreto cifra en 6.300 los puestos de trabajo directos que --a finales de septiembre-- mantenía el tabaco en el campo y en compañías como Cetarsa, más otros 150 en empresas de "servicios aledaños". A estos números habría que añadir los empleos indirectos que genera, por ejemplo, en el sector servicios. "Pero no se puede calcular", apuntó Julián Carretero, secretario regional del sindicato.

El estudio aporta otros datos relevantes. Entre ellos destaca que el cultivo supone prácticamente el 20% de la producción final agraria de Extremadura, a la vez que la región concentra en tres comarcas el 93% de la superficie y la cosecha de tabaco en España.

DEFENSA ANTE LA UE CCOO defendió ayer que toda esta información debe servir como argumento clave para la Junta de Extremadura y el Gobierno a la hora de defender los intereses del sector tabaquero ante la Unión Europea, dentro de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) y de los cambios en la legislación sanitaria. Pero a la vez, tanto Carretero como Jaime Fellonera, representante de Forem, reivindicaron ayer a las administraciones la puesta en marcha de una estrategia de diversificación productiva para esta zona, dado que "no existen alternativas a este monocultivo en los 20 municipios" donde se produce. Carretero también consideró clave mantener el carácter público de Cetarsa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada